Inicio / Municipios / Arona / Los socorristas del Titánic Arona lanzan la bengala internacional de socorro

Los socorristas del Titánic Arona lanzan la bengala internacional de socorro

CAPÍTULO I

  • Tras un año de impago salarial y anarquía laboral, la presión ha hecho mella en la plantilla y ha estallado una guerra interna entre ellos.
  • Su agónica situación y la crisis turística internacional desencadenada por los gobernantes de Arona, demuestran que este municipio naufraga política y turísticamente.

Mayday mayday mayday. El Titánic Arona se hunde. La situación es grave. Peligra la seguridad de cientos de miles de pasajeros. Hay un Niño político al frente del timón. Su tripulación de mando está afanada preparándole un motín.

Y, presas de la locura y de la histeria por el reventón judicial de su burbuja de corrupción, están subiendo las dosis de pan y circo a ritmo de Summer Festival para convencer a los pasajeros de que no pasa nada. Además, los irresponsables políticos y técnicos que están hundiendo el buque han pinchando los botes y chalecos salvavidas turísticos, económicos y laborales del municipio. También han lanzado al agua las hamacas, las sombrillas, las banderas azules, los patinetes acuáticos y los kioscos.

El inmenso iceberg de corrupción contra el que ha chocado este Titánic municipal ha abierto numerosos boquetes graves en el fuselaje de credibilidad y estabilidad de este mastodóntico Ayuntamiento que va a la deriva: salvo fiestas y amaños, nada funciona.

La peligrosidad de esa disfunción y los angustiosos dramas humanos que está provocando, tienen su mejor ejemplo en el servicio de socorrismo. El escándalo está amargando la vida a los 17 trabajadores de esa prestación pública que, después de un año trabajando sin cobrar nómina y, una parte, pidiendo en la playa para sobrevivir, han entrado en fase pública de autodestrucción inducida.

Entre todos los responsables políticos, empresariales y técnicos del servicio han estado matando a estos socorristas con impagos, abusos, desidia, incapacidad y engaños, con el silencio cómplice de Cabildo de Tenerife, Gobierno de Canarias, Costas y Estado en general, y ellos solos se están terminando de autoaniquilar enfrentados entre sí presas de la precariedad y del más absoluto sinsentido laboral.

MataHari BlancaHariTodo ello ante la mirada atónita de miles de bañistas de todas las nacionalidades, del enfado de empresarios, hoteleros y turoperadores, de la inactividad de las demás administraciones canarias españolas, y ante la alerta destacada de inseguridad que está lanzando el Gobierno Británico contra las playas de “Arona, Tenerife Sur” desde el 1 de agosto. Esa alerta, la más destacada de cuantas está emitiendo el Gobierno de Reino Unido contra España, ha dado magnitud internacional oficial a esta crsisis turística que, además, ha estado a la vista de miles de turistas y residentes a pie de playa durante 352 días. Y la población aronera, prácticamente acostumbrada ya al esperpento y a la irresponsabilidad política, se muestra incapaz de reaccionar ante el naufragio.

A pesar de la evidente gravedad de la situación, nadie da la cara, asume responsabilidades de ningún tipo ni toma cartas en el asunto. Ni dentro, ni fuera del municipio. Ningún organismo ni responsable público supramunicipal interviene para poner límite al cúmulo de sin vergüenza política y despropósitos que están logrando consagrar internacionacionalmente al municipio y a Tenerife como república bananera. Una más en el conjunto que está abocando a España entera al naufragio por la decadencia moral y ética del sistema (crisis económica internacional como extra). Pero una que delata en sí misma que el sistema político y legal de este país hace aguas.

Demostrado. En Canarias, en España y en Europa los políticos y la administración pública española pueden montar el desastre que sea, de la gravedad que sea, exhibir niveles absolutos de peligrosa incompetencia, y todo ello, sin que pase nada. Sin que se active un solo mecanismo de emergencia para crisis desatadas por belilladas políticas. A los gobernantes les está permitido todo. Incluso ofenderse por las críticas y tomar represalias contra sus críticos. Cualquier gobierno local acorralado por escándalos de corrupción tiene competencias absolutas para hundir su municipio y todo cuanto le rodea, destrozando a cuantos ciudadanos se crucen en sus irresponsabilidades.

En este caso, por si los ven dentro o fuera del barco, los responsables directos son el concejal y los técnicos de Playas y Medio Ambiente de Arona, Antonio Sosa, el alcalde en la sombra, José Alberto González Reverón, el semialcalde oficial, Francisco Niño, y el resto de concejales de CC (casi todos imputados por delitos de corrupción). Estos gobernantes están inmersos en una guerra interna de poder entre ellos y, al mismo tiempo, contra los técnicos municipales que no son de su pandilla política. Con lo cual, todos los que cobran por mantener a flote el buque en Arona están peleando entre sí y en plan sálvese quien pueda.

La oposición, mientras, ora en los plenos y comisiones y se encomienda a la lentísima Santa Justicia con la esperanza de que las novedades judiciales de septiembre solucionen solas el naufragio.

De momento, son los socorristas quienes han tenido que asumir la petición internacional de socorro del municipio náufrago convocando manifestación para el próximo domingo. Y no solo eso, les ha tocado también protagonizar uno de los primeros grandes debates sobre ética, moralidad y dignidad que se abren en este municipio azotado por escándalos de corrupción desde 2007.

¿Cuánto engaño y durante cuánto tiempo es permisible a la población y a los trabajadores que dependen de los engañadores políticos? ¿Está bien pedir dinero en la calle cuando tu empresa deja de pagarte el sueldo? ¿Y cobrar a turistas y residendes con discapacidad por servicios que el Ayuntamiento vende pero no presta? ¿Y que nadie lleve control del dinero que recaudan y esté en duda si se están lucrando superando con creces en la recaudación el importe de sus salarios? ¿Y que el-la socorrista que no entre en el reparto de ese botín solidario en negro critique a quienes sí lo hacen? ¿Es normal que ningún organismo haya supervisado ni coordinado el servicio durante once meses, y que no sepa quiénes han ido a trabajar o cuántos días?

¿Está bien o mal que la Policía Local permita ese tipo de mendicidad solidaria en las playas y paseos marítimos? ¿Y que los políticos que han montado el desastre negocien treguas con los socorristas a cambio de dejarles pedir? ¿Está bien que los irresponsables políticos y técnicos cobren su sueldo religiosamente, incluso con advertencias de ilegalidad, y que no sean capaces de articular un fondo social para situaciones como ésta?

¿Está bien que los verdaderos responsables municipales de todo este desastre no asuman la más mínima responsabilidad, dimisión o petición de perdón? ¿Y que todos las demás administraciones supramunicipales dejen que Arona se hunda?

La gran duda es ¿hasta dónde tiene que hundirse una ciudad para que el sistema reaccione? ¿Hasta cuanto tienen que abusar unos gobernantes locales de su incompetencia para que el sistema reaccione y les retire competencias como las de playas, turismo, seguridad y emergencias?

10 Comentarios

  1. Verónica, que pesada eres, porque no dejas de acometer contra tus compañeros? No te das cuenta de que estás ensuciando tu imagen?

  2. Pido perdón. En mi comentario de las 7.25 am. sobra una hache.

  3. El relato completo del desarrollo de la “pseudo huelga” de los socorristas y la opinión que le merece a la valiente y lúcida periodista Salazar la actuación de los políticos que pululan por el Ayto. de Arona y por extensión el estado en que se encuentra la política en España, resulta tan demoledor como esclarecedor. Desde que en este país los políticos, para mejor cabalgar a sus anchas, decidieron enterrar a Montesquieu, “cuesta bajo ha ido la rodada”, que dice el tango argentino. La ineptitud, la desvergüenza, la corrupción y el cinismo de la clase política se han enseñoreado de tal forma de la gestión pública que resulta difícil imaginar una solución a este estado de cosas. Con razón decía ese gran filósofo que ha resultado a la postre ser Groucho Marx que “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer diagnósticos falsos y aplicar los remedios equivocados”. Lo que pasa es que su pensamiento no iba más allá de criticar la falta de eficacia en la gestión de los políticos, pero esto que viene ocurriendo de manera creciente en España, excede de manera trágica – si se me permite la expresión – a su limitado diagnóstico.
    ¿Qué hacer entonces ante este estado de cosas?. Pues el primer paso, dado valientemente por Blanca, es llevar al conocimiento de los aroneros, de una manera objetiva, los hechos que se vienen sucediendo en la política local. A partir de ahí, lo que ocurra en Arona no podrá achacarse al “es que yo no sabía”.

  4. Los “socorristas aludidos” que en 9/11 meses no se han sentido aludidos a ataques vejatorios políticos-técnicos. Ni a llamamientos de numerosos medios de comunicación. Pero ahora sí i quieren defenderse ..a lo político corrupto. Como hacen los políticos mismos irresponsables y causantes de citados conflictos E ilegalidades varias y robos a los ciudadanos/as de Arona.

  5. Bengala. Con b de burro.

  6. Estaba pensando que no sólo la culpa es de ‪#‎antoniososadimisión‬ , creo que habría que retomar la idea de disolver el consistorio por corrupción superlativa y disfunción administrativa – legal.

  7. donde esta la respuesta de los socorristas de Arona al vergonzoso articulo que publicaron el día 16/08/2013 sobre ellos?

    • Estamos en ello. Me puse a hacer una cronología de todos los desastres ocurridos en torno al servicio, para evitar que la trifulca interna desvíe la atención sobre lo grave que es la situación, y está llevando más tiempo de lo previsto :( .
      Pero saldrá la versión de los socorristas aludidos, no te preocupes. Los argumentos principales que me contaron ya han sido expuestos en los comentarios, pero así todo, merece un artículo.
      Disculpa el retraso.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top